Meditación y Mindfulness son dos elementos básicos en mi enfoque de trabajo, tanto en la psicoterapia como en el desarrollo transpersonal.

La Meditación y el Mindfulness son caminos para cultivar la Atención Plena que es la base para  “darnos cuenta” de lo que sucede realmente en nuestra vida, primer paso necesario en todo proceso de cambio y aspecto básico a integrar para vivir con plenitud, consciencia y felicidad. Dando Luz a nuestro interior.

La Meditación es la práctica formal en la que entrenamos nuestra Atención Plena. Ese tiempo y espacio que de manera regular dedicamos a conectar con el Silencio Interior y nos permitime observar nuestra experiencia (pensamientos, emociones, sensaciones físicas, percepciones) con una determinada actitud (sin juicio, sin expectativas, con paciencia, con amabilidad y aceptación plena).

Mindfulness es la práctica informal en la que llevamos la Atención Plena a lo cotidiano, a cada situación de nuestro día a día. Cada momento del día puede ser vivido con desatención, llevados por nuestro piloto automático que nos hace repetir una y otra vez los patrones que en cada uno están programados; o vivido desde la Atención Plena, con Presencia Amorosa que abraza lo que sucede, sea cual sea la experiencia.

La calidad de nuestra experiencia cambia radicalmente cuando aprendemos a vivir con Atención Plena. No podemos evitar el dolor pues forma parte de la Vida, aunque sí podemos evitar todo el sufrimiento psicológico que creamos, paradójicamente, cuando tratamos de huír o luchar para que no nos duela la Vida. El desarrollo de la Atención Plena nos permite soltar el sufrimiento psicológico y nos prepara para gestionar el dolor. También agudiza nuestra capacidad para sentir gozo con lo cotidiano, experimentando así mayor bienestar en el día a día. Es viviendo con plenitud como experimentamos la alegría sin causa, esa que brota cuando estamos Presentes (más allá de que la experiencia sea agradable o molesta, placentera o dolorosa).

Accedamos a un Lugar de Luz desde el que vivir nuestra vida más presente, más consciente y más plena.

 

La Meditación ha sido una práctica utilizada por los místicos de todas las grandes religiones como vía de conexión con la Verdad esencial. Desprovista de todo dogma, en el trabajo de desarrollo transpersonal es una herramienta básica de comprensión de uno mismo, de la vida y de experimentación de  la Conciencia Testigo.

En la actualidad el número de investigaciones científicas sobre los múltiples  beneficios de la Meditación no para de crecer, así como su difusión entre colectivos cada vez más variados y numerosos, avalando así lo que los sabios de tradiciones milenarias venían sabiendo a través de su experiencia.

En Lugar de Luz podrás encontrar más información sobre la Meditación y el Mindfulness en el Blog. Para recibir las publicaciones periódicas puedes suscribirte al final de esta página.

 

Charito

La práctica del Mindfulness me ha puesto en marcha para VIVIR, disfrutando de lo cotidiano, de los acontecimientos y experiencias de forma mucho más plena. Y sobre todo, algo que ha sido muy importante para mí, aceptando y comprendiendo desde una perspectiva más alentadora las experiencias menos gratas. Esta capacidad que tengo ahora de soltar resistencias hacia aquello que antes, no me venía bien, o no me agradaba, ha sido una de las mejores cosas que me han pasado en mi vida, he soltado kilos de peso que me aprisionaban y de los que ni siquiera era consciente.

He ganado en serenidad, confianza, alegría, apertura de corazón y de mente. Y sé que ha sido una transformación sólida, que ya no tiene marcha atrás, sino todo lo contrario: estoy en el camino de la transformación hacia el amor sin fin, que es en realidad el propósito de toda vida.

Todo este proceso lo he realizado tutorizada por Gema Rubio Egido. Ella ha sido clave, pues con su Maestría, ha ido sutilmente tocando aquellas partes en mí que iban estando preparadas para el cambio, para “el darme cuenta”. Ha sido una profesional impecable, nunca antes nadie me había escuchado con una atención total, absoluta, profunda. Seguramente debido a ésta insólita atención, captaba cada necesidad en mi proceso ofreciéndome pistas justo en el momento adecuado, que me llevasen a mi propia comprensión.

La incorporación en cada célula de mi ser, de la GRATITUD, ha sido la guinda de esta formación. Me siento muy afortunada, gracias, gracias, gracias infinitas…